Algo que saber sobre el síndrome del nido vacío.

Actualizado: 5 mar


Mis hijos ya están grandes, tienen que hacer su propia vida”, ¿Te suena esta frase?


Llegado el momento, muchos de nosotros la usaremos. Para algunos padres este evento será normal, lo tomarán con filosofía y continuarán con su vida. Sin embargo, para otros y en especial para las mujeres que son madres, puede llegar a ser algo muy doloroso, esto hace que se sientan vulnerables y pueden llegar a experimentar sentimientos de frustración, ira, tristeza e inseguridad. Estos sentimientos tienen nombre y se le conoce como Síndrome del nido vacío. La verdad es que es un problema en donde los padres experimentan una pérdida, la viven como un duelo, y este duelo como cualquier otro podría ser difícil aceptar.


El síndrome del nido vacío como tal, no es un trastorno mental, más bien se puede describir como un sentimiento de vacío o soledad que experimentan algunos padres cuando los hijos deciden por fin dejar la casa, emprender el vuelo y comenzar a hacer su vida.

Lo interesante aquí, sería preguntarse: ¿Por qué tengo dificultad para desprenderme del vínculo que hasta entonces tenía con mis hijos? ¿Por qué no puedo encontrarme con ellos de manera distinta y alegrarme de que por fin pueden caminar por si solos?


La mayoría de las mujeres que padecen el síndrome, lo viven como una crisis de identidad femenina, ya que depende mucho del tipo de educación recibida. Seguramente aprendieron que su deber, es cumplir el rol impuesto por la sociedad, ser madres y esposas antes que cualquier otra cosa.


Generalmente quienes lo padecen, son personas que se han dedicado exclusivamente a la crianza y educación de sus hijos, por lo que experimentan mucho más apego hacia sus hijos. Por otro lado, si les ha tocado ser madres solteras es posible que lo resientan más. Por esto, cuando llega el momento de que los hijos abandonen el nido y extiendan sus alas, sienten que todo ha llegado a su fin y la pregunta que gira en su mente a partir de ese momento es, ¿ahora para qué o para quién sirvo? Aunque la respuesta pudiera parecer simple: ¡Para ti misma!, muchas veces no es tan sencilla de aceptar.


Ante esta situación les comparto algunas recomendaciones que me parecen importantes mencionar.


Si crees que estas pasando por esta situación, no dudes en buscar apoyo psicológico, sobre todo si lo que estas sintiendo te causa un gran malestar, al grado que no te permita llevar una buena relación con tus hijos, que afecte tu vida social, laboral o te esté causando hasta problemas físicos, como dolores de cabeza, insomnio, problemas gastrointestinales, ansiedad y depresión. No dudes en pedir ayuda profesional.


Enfoca tu atención y energía en la búsqueda de nuevas actividades, atrévete a encontrar nuevas personas o desempolvar amistades, pero sobre todo elige personas que te hagan sentir bien. Puedes unirte algún grupo en donde tengan gustos en común. Trata de hacer cosas que te hagan sentir motivado y útil, que permitan redescubrirte y volver a encontrar esa persona valiosa que siempre ha estado dentro de ti.

No olvides que en tus manos está el sentirte mejor y que sólo tu controlas lo que sientes, lo que hagan los demás está fuera de tu control. Elige sentirte bien. Además, trata de reflexionar un poco, si tus hijos lograron forjar su propio camino y ser independientes, es gracias a lo aprendido de sus padres, para eso los estuvieron preparando toda la vida. ¿Entonces porque quieres boicotear tu trabajo?


Este último párrafo es para para el hijo que voló del nido. Intenta comprender que, durante este proceso, puedes apoyar a tus padres desde el entendido que, lo que están sintiendo no es un capricho o una necedad. Trata de entender que no es sencillo para ellos estar pasando por esta situación. Demuestra tu afecto, sobre todo recuérdales que, aunque tú quieres empezar a construir tu propio camino, no significa que los hayas olvidado o botado. Siempre que puedas exprésales que siguen contando contigo y que tu sigues contando con ellos. Con cariño y límites claros pronto ayudarás a que este duelo sea bien procesado.


¿Qué opinas de esto, has experimentado algo similar, como padre o como hijo? Déjame tus comentarios.











25 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo